La recuperación económica aún no llega a muchas personas, que siguen viviendo la crisis en primera persona.

Atendiendo a la reciente publicación de los datos referidos a la Encuesta de Condiciones de Vida de España, desde la Red Europea de Lucha Contra la Pobreza y la Exclusión Social de Castilla-La Mancha, queremos trasladar la información de progreso de la población de nuestro territorio respecto a estos indicadores.

En el caso de Castilla-La Mancha, los datos publicados ayer por la Encuesta de Condiciones de Vida 2016, encontramos que el indicador AROPE avanzó otro 3,2% hasta alcanzar al 31,7% de los castellano-manchegos, siendo este incremento solo inferior al producido en las CC.AA. de Canarias y Ceuta. En este ámbito mantenemos casi 10 puntos de diferencia con la media nacional, que alcanza al 22,3% de la población.

La Estrategia EU2020 puso en marcha un indicador específico, denominado AROPE (At-Risk-Of Poverty and Exclusion), o tasa de riesgo de pobreza y exclusión social que mide diferentes indicadores físicos armonizados a nivel europeo, que permite comparar entre países.

Los datos del AROPE publicados están compuestos por los siguientes elementos:

Personas en riesgo de pobreza después de transferencias sociales, que se incrementó del 1,2% en la Tasa de riesgo de pobreza respecto al año anterior, afectando al 37,9% de la población regional, es decir, a casi 760.000 personas. Estos datos sitúan a nuestra región diez punto porcentuales de la media nacional (27,9%) y nos alejan aún más de los datos previos a la crisis de 2008. Los datos corresponden al año 2015.

Personas que viven en hogares donde hay baja intensidad en el empleo, Castilla-La Mancha es la tercera región que más avanza, en concreto un 3,2%, lo que nos sitúa al 18,8% de la población en hogares con baja intensidad en el empleo. Los datos corresponden al año 2015.

Carencia material severa, donde la población castellano manchega afectada se ha reducido en casi un punto porcentual (-0,9%) hasta el 7,6% (unas 152.000 personas), aunque aquí también nos mantenemos por encima de la media nacional, situada en un 5,8%. Los datos corresponden a la anualidad 2016.

Respecto a las personas con dificultades para llegar a fin de mes, debemos destacar que se produjo una importante reducción, en concreto un 4% menos que en el año previo, situando a Castilla-La Mancha en la media nacional, que alcanza al 62,6% de la población. Los datos corresponden a la anualidad 2016.

Estos datos sugieren que sólo con decididas políticas sociales, fiscales y económicas podremos cumplir los objetivos de mejora del bienestar de las personas, por lo que seguimos reclamando a todas las áreas del Gobierno el desarrollo de la Estrategia de Lucha Contra la Pobreza y la Exclusión en Castilla-La Mancha, que ya se ha empezado a negociar.

Análisis de datos a nivel nacional: EAPN-ES

Share This
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad